Hermes: El gran dios mensajero

Hermes dios de la mitología griega

Uno de los dioses más populares, su velocidad y entrega en cada tarea lo hicieron uno de los favoritos de Zeus.

Entre los 12 dioses olímpicos, está inmiscuido en casi todas las grandes batallas, con mucha presencia en grandes mitos, es el dios griego Hermes, o mejor conocido como Mercurio en el mito romano.

¿Quién es Hermes?

Es uno de los dioses más diligentes del Olimpo, a su capacidad y poderes se le atribuyen súper velocidad, además de tener gran responsabilidad.

Fue conocido como el mensajero de los dioses. Pero además era protector de los ladrones y los mentirosos, debido a su capacidad discursiva y negociación.

Es por ello que logró salir de muchos problemas y enredos al lograr convencer o negociar con aquellos dioses con los que tuve problemas.

De hecho, la palabra hermenéutica, proviene del nombre de Hermes, pues es el arte de interpretar los mensajes ocultos.

En la mitología griega, la lengua de los animales sacrificados era entregada al dios Hermes, como muestra de adoración a su gran capacidad en el discurso.

Para muchos era conocido como el dios del engaño, pues en muchas ocasiones logró persuadir a los dioses y evitar el castigo.

Origen de Hermes

Hermes es hijo de Zeus y Maya, una de las hijas de Atlas. El dios nació en una cueva en el monte Cilene, de Arcadia.  Al poco tiempo de haber nacido demostró sus habilidades cuando escapando de su cuna robó ganado de su hermano Apolo.

Fue un dios muy fecundo y tuvo muchos hijos. Entre ellos Pan, Hermafrodito, Abdero, Peito, Orión, entre otros más.

Su nombre, Hermes, proviene de Hermas, que era un término para establecer las fronteras y los linderos.

Características

El dios griego Hermes tiene características físicas y actitudes muy bien definidas, entre las cuáles se pueden destacar: Tenía un casco alado y unas zapatillas con alas hechas por Hefestos. Siempre mostraba una apariencia joven.

Además, portaba el caduceo, que era un extraño báculo con el que podía dormir a los dioses, o las almas que eran conducidas a la otra vida.

Por otro lado, era muy elocuente, con gran capacidad de discurso. En su primera aventura logró convencer a su hermano Apolo, quien además le regaló el bastón de oro que usaba para apacentar el rebaño.

Es un ser con mucha dicotomía, pues representaba el engaño, lo incierto, así como conducía a las almas a la otra vida. Podía transferir esos poderes a los mortales.

Era de mucha confianza de Zeus, al punto que era su copero.

Tenía como símbolo el gallo, y siempre tenía una bolsa donde se suponía tenía los mensajes divinos. Además, lucía de un escudo muy pulido, que fue usado por Perseo como espejo cuando se presentó ante Medusa.

Poderes

Hermes, el dios griego, por su tarea de ser mensajero, tenía poderes muy bien definidos, pero además, era encargado de responsabilidades para negociar en casos de mucha urgencia para Zeus, en mayor parte.

Tenía gran velocidad, y cuando Hefestos le ofreció las zapatillas y casco alado, tuvo la capacidad de volar y alcanzar mayores velocidades.

Su don era la elocuencia y la capacidad de engañar, por ello, grandes mortales como Perseo, lograron contar con su capacidad para mentir y ser muy escurridizo en medio de los problemas.

Por su capacidad física es conocido, además, como el patrón de los atletas. Por otro lado, se le atribuye el haber inventado varios deportes como las carreras y la lucha.

Mitos más relevantes

Los mitos de Hermes están muy relacionados a las tareas e intervenciones que tuvo que realizar por orden de Zeus, o cuando recurrió en su ayuda.

Tal fue el caso cuando Dionisio, aun estando en gestación, fue salvado por Hermes al sacarlo del vientre de su madre al ser consumido por los rayos cuando Zeus se manifestó ante ella.

Hermes y el rebaño de Apolo

Uno de los mitos más populares, hace referencia a cuando nació, se hizo muy hábil, y escapando de su cuna llegó al rebaño que tenía Apolo y robó ganado.

Al regresar a la cueva donde vivía, encontró una tortuga, con la cual hizo un extraño instrumento al cual llamó lira.

Apolo, con sus poderes proféticos, fue hasta la cueva de Hermes, quien al verse acorralado, le regaló la lira a su hermano, y él con mucho gusto aceptó el presente.

Hermes y Perséfone

Otro mito está relacionado con Perséfone, quien encerrada por Hades, estuvo cautiva. Deméter, diosa de las estaciones, madre de la raptada, lloraba y estaba muy triste, causando mucha sequía en la tierra.

Hermes fue a negociar con Hades, para convencerlo de la situación, y así lo hizo. Logrando que Perséfone estuviese libre durante seis meses y con él, otros seis meses.

Cuando estaba Perséfone en el infierno, su madre estaba triste, así era el otoño y el invierno. Pero cuando estaba en la tierra, su progenitora estaba feliz, así fue la primavera y el verano.

Así se dio origen a las estaciones de invierno y las de sequía.

Hermes, Perseo y Zeus

Fue un fiel benefactor de Perseo, quien le prestó el casco de invisibilidad de Hades, sus aladas sandalias y su escudo pulido, con lo cual pudo enfrentar a la propia Medusa.

Otro mito muy conocido, fue el protagonizado con Zeus, juntos, llegaron disfrazados como mendigos a un pueblo. Pidiendo pasar la noche, todos se negaron.

Solo un matrimonio, Filemón y Baucis le permitieron entrar en su humilde cabaña. Mientras bebían del vino, la pareja notaba que nunca se acababa. Y al proponerse a matar el ganso que tenía, lo único que tenía para comer, los dos dioses se manifestaron.

El dios avisó a la pareja que acabaría con el pueblo y debían huir, además les otorgaría el deseo que pidieran.

Ellos pidieron vivir el mayor tiempo posible juntos, y al morir Filemón fue convertido en roble y Baucis en Tilo, árboles que crecieron juntos.

Conclusiones

El gran y elocuente Hermes, dios griego del discurso, el engaño, pero fiel responsable de los mensajes que debía ser enviado a los mortales y dioses.

Estableció grandes amistades, pues siempre tuvo un punto medio en los conflictos. Ser el patrono de los atletas, así como de los viajeros.


Quizás te interese leer estos artículos relacionados: